LOS DOS DISCÍPULOS QUE SE DIRIGÍAN HACIA EMAÚS ESTABAN MUY
TRISTES POR LA MUERTE DE JESÚS. DOMINADOS POR LA NOSTALGIA Y LA AMARGURA NO
RECONOCEN QUE ESE CAMINANTE QUE SE LES ACERCÓ ES JESÚS RESUCITADO. AHORA
COMPARTE CON ELLOS SUS PENAS Y SUS DOLORES, ES SU COMPAÑERO DE CAMINO. EL
MOMENTO DE LA CENA ES MUY IMPORTANTE PARA LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS, PUES SÓLO
CUANDO JESÚS PARTE EL PAN Y SE LOS DA, ELLOS RECONOCEN QUE ES EL MAESTRO, EL
MISMO QUE HABÍA ENSEÑADO EL MANDAMIENTO DEL AMOR. TAMBIÉN EN NUESTRA VIDA EN
OCASIONES NOS SENTIMOS TRISTES, ABANDONADOS…

PERO JESÚS RESUCITADO, QUE ES NUESTRO FIEL AMIGO, TRANSFORMA LA TRISTEZA EN
ALEGRÍA ESPERANZADORA, PORQUE JESÚS ES NUESTRO COMPAÑERO DE CAMINO Y SE NOS DA
COMO ALIMENTO EN LA EUCARISTÍA.

PADRE LÁZARO ARBELÁEZ

LOS NIÑOS SON BENDECIDOS JUNTO A SUS PADRES  AL FINAL DE LA EUCARISTIA

PASTORAL NIÑOS PNSD

PORTADA HOJA DEL EVANGELIO PARA NIÑOS

2da to ciclo a juan 1, 29-34 portada

HISTORIETAS EVANGELIO2da domingo to cicloa juan 1, 29-34 interiores

Leer el resto de esta entrada »

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Salmo 56

ORACIÓN MATUTINA DE UN AFLIGIDO
 

Este salmo canta la pasión del Señor. (S. Agustín)

 
Misericordia, Dios mío, misericordia,
que mi alma se refugia en ti;
me refugio a la sombra de tus alas
mientras pasa la calamidad.

Invoco al Dios Altísimo,
al Dios que hace tanto por mí:
desde el cielo me enviará la salvación,
confundirá a los que ansían matarme,
enviará su gracia y su lealtad.

Estoy echado entre leones
devoradores de hombres;
sus dientes son lanzas y flechas,
su lengua es una espada afilada.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.

Han tendido una red a mis pasos
para que sucumbiera;
me han cavado delante una fosa,
pero han caído en ella.

Mi corazón está firme, Dios mío,
mi corazón está firme.
Voy a cantar y a tocar:
despierta, gloria mía;
despertad, cítara y arpa;
despertaré a la aurora.

Te daré gracias ante los pueblos, Señor;
tocaré para ti ante las naciones:
por tu bondad, que es más grande que los cielos;
por tu fidelidad, que alcanza a las nubes.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

   

Ant. Despertad, cítara y arpa; despertaré a la aurora.

CENACULOHONORE A MARIA MADRE DE DIOS